lunes, 17 de julio de 2006

Cómplices

(EL DIARIO REGIONAL, 16/07/2006) El jueves pasado fue un mal día para los ambientalistas de Entre Ríos: la Corte Internacional de Justicia de La Haya dijo que las papeleras Botnia y Ence podrán continuar con la construcción de sus plantas, frente a las costas de Gualeguaychú, afectando a los vecinos que viven allí.

También fue un mal día para todos los pilarenses: nuestros concejales aprobaron una ordenanza que pretende regular la actividad nocturna en el Partido, pero que en realidad, la desregula, agravando y mucho no sólo la vida de los vecinos, sino también poniendo en riesgo la de los jóvenes que concurren a divertirse. Fue una paradoja que mientras los vecinos afectados por la medida del gobierno se retiraban de la sesión legislativa –al aprobarse la norma- con bronca e impotencia, un empresario bolichero que también había asistido se retirara con una sonrisa. No era para menos: tanto favorecieron los concejales a los empresarios, que hay quienes sospechan que detrás de la aprobación, el Concejal Carlos Olivera, jefe de la bancada zuccarista, y algunas de sus marionetas levantamanos actuaron impulsados por algunas razones más metálicas que su incapacidad para legislar.

La ordenanza
Cualquiera que hasta ayer quisiera habilitar una confitería bailable o boliche, tenía que pagar, en concepto de “tasa de inspección”, hasta veinte mil pesos; ahora en cambio, los locales de diversión podrán habilitarse como “bar-pub”, y en tal caso solo deberán tributar una décima parte de ese monto.
En ciudades como Buenos Aires o Rosario (a la que el intendente suele mencionar como ejemplo de gestión), los boliches están regulados en serio. Tratándose del “derecho de admisión” -eufemismo que utilizan los patovicas para discriminar- las ciudades que nuestro intendente admira obligan a exhibir en la entrada un cartel con los requisitos de ingreso; de esa manera, nadie puede ser impedido de entrar “por no tener tarjeta” por caso, si no se establece de antemano tal requisito.
La ordenanza aprobada el jueves en Pilar sólo establece la ingenua condición de “no discriminar”. Como si cuando los musculosos de la puerta “rebotan” a alguien por ser discapacitado, le fueran a decir “no te dejamos entrar porque sos discapacitado”.
Y hablando de discapacitados, en las ciudades “para todos” de verdad, se exige un baño para ellos, además de un inodoro cada 50 personas. Nuestra flamante ordenanza no dice una sola palabra de baños, y menos para discapacitados; quizás sea para desalentar que alguien en silla de ruedas vaya a divertirse, no sea cosa que por una desgracia haya que usar la salida de emergencia. Porque si así fuera, el inspector Airoldi y muchos otros funcionarios municipales, se darían cuenta que una salida de emergencia con un escalón de 80 centímetros entre el piso interior y la vereda– como ocurre en uno de los locales del “corredor”- es una trampa mortal.
En Rosario, las disposiciones establecen que no debe haber viviendas residenciales en todo el perímetro de los boliches; si existieran residentes linderos, la totalidad de los mismos deben manifestar su consentimiento expreso para que el lugar sea habilitado.
Además, se niega la habilitación cuando se opongan a ella un tercio o más de los vecinos que residen en un radio de 50 metros.
En las ciudades elogiadas por nuestro alcalde se exige un sistema de iluminación de emergencia, un grupo electrógeno automático, y detector de metales en la entrada. Nuestra novel ordenanza no dice nada sobre estas cuestiones. Quizás Carlos Olivera, que vive en la localidad de Del Viso, no sepa que en la localidad de Pilar a veces la luz se corta, o que a veces alguien armado puede pretender ingresar a un boliche lleno de chicos.

Pero mientras no pase nada, todos mirarán para otro lado. Total, el día que pase, harán como también hicieron en la sesión del jueves: aprobaron pagar 700 mil pesos por un juicio por mala praxis en el hospital: “No importa quien fue. Hay que pagar” dijo Zúccaro.

Aunque en nuestro “Pilar para todos” ya estemos acostumbrados a que los concejales y funcionarios aten todo con alambre, a que la justicia investigue indefinidamente sobre negociados y negligencias, y a que los inspectores sólo clausuren puestos de artesanías en una plaza, los jóvenes seguirán mereciendo concurrir a lugares realmente seguros, y los vecinos de la Ruta 8 seguirán mereciendo recuperar su calidad de vida. Aunque eso sólo sea posible el día que el “corredor nocturno” sea trasladado a otro lugar.
Mientras tanto, recemos para que nada irreparable ocurra.

3 comentarios:

  1. Anónimo6/8/06 23:36

    Sr. Lagomarsino:
    Si usted se permite tildar a algunos medios como miembros de
    la "cadena de la felicidad", yo lo voy a hacer parte a Ud. de la "Máquina de Impedir".
    Ud. (como todos los miembros de la citada máquina) no soporta que haya un gobierno exitoso y que esté haciendo muchísimo por el pueblo. Esta reflexión vale tanto para el gobierno local como para el nacional.
    Su soberbia y egocentrismo los llevan a pensar que las cosas no se pueden hacer bien si nos están uds. en el poder. No importa si lo que se está haciendo es lo que uds. mismos proponían. hecho por otro (especialmente si es peronista) están mal. Basta con ver a la principal dirigente de su
    partido, se la ve incómoda y confundida. Todo lo que ella proponía lo hizo este gobierno, y avanzó aún más. Tan incómoda está, que pasó de tener un discurso de
    centroizquierda, a uno de centroderecha. Es lamentable.
    Ahora bien, qué es lo más angustiante para los miembros de
    la "máquina de impedir", es que saben que no van a ser electos porque no cuentan con el favor popular. La gente no les cree, porque sabe que los van a traicionar.
    Entonces, frustrados se dedican a impedir, a gritar, a patalear, porque no saben que más hacer.
    Sigan gritando incoherencias por cualquier cosa, mientras nosotros nos dedicamos a gobernar en favor del pueblo y en contra del entreguismo.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6/8/06 23:44

    Acompaño en todo sentimiento a pol pot
    Es verdad lo que decís, lo único que hacen es criticar por el solo hecho de criticar porque la envidia lo puede más.
    Es el mismo egocentrismo típico de un gorila trasnochado que no puede ver que la gente no le haga reverencia a el o le diga excelentísimo señor.
    Es bueno tener compañeros que pongan en su lugar a los difamadores resentidos y fracasados como este Lagomarsino.
    Como le falta el respeto al viejo Lagomarsino, el si que fue un verdadero peronista

    ResponderEliminar
  3. Al "usuario anónimo 1", que dejó este comentario en el Foro de WEBPILAR:

    Estimado, le agradezco muchísimo su crítica; lo que modestamente hago desde mi columna de opinión, es precisamente eso: opinar, pero siempre con fundamentos y con propuestas. Sobre lo que el gobierno hace bien no necesito opinar nada: para eso lo tienen a usted.
    Sobre su afirmación de que lo que está haciendo el actual gobierno es lo que "nosotros" proponíamos (haciendo una referencia tácita a Lilita Carrió), permítame aclararle 2 cuestiones:
    1) que nunca fui afiliado al ARI (razón por la cual, lejos está de ser "mi partido"), sino simplemente el candidato a Intendente en las elecciones de 2003.
    2) no es cierto que este gobierno local esté haciendo lo que propusimos en 2003; en nuestra propuesta ocupaba un lugar central la participación de la gente en las decisiones de políticas públicas, el presupuesto participativo, y el libre acceso a la información pública; todos estos temas fueron profusamente anunciados por "su gobierno", pero forman parte del archivo de mentiras hacia la gente que los votó.
    Por si cree que exagero, me permito reproducir la carta de lectores publicada hoy Domingo 6 de Agosto de 2003 en El Diario Regional, y suscripta por más de 20 vecinos:

    ********
    Desilusión en Villa Rosa

    Sr. Director: A través de este medio queremos dirigirnos al intendente Humberto Zúccaro. Los vecinos del barrio Luchetti de Villa Rosa estamos indignados, desilusionados con usted por sus promesas electorales incumplidas; la escuela y el jardín de infantes prometidos. Muchos de nuestros hijos pierden años porque no encuentran vacantes en la zona. En el barrio no somos indigentes, pero somos todos humildes y trabajadores y muchos de nosotros no podemos pagarles a los curas mensuales porque tenemos otra prioridad... "comer". Qué lejos quedó nuestra euforia apoyando a nuestro candidato, un hombre diferente, un proyecto diferente, sin mentiras, sin "choripán", sin "vino" ni "porros"; comprometiéndose con el pueblo, con un discurso transparente que siempre finalizaba con: "primero los pobres, segundo lo pobres, tercero los pobres"... ¿Qué pasó compañero Zúccaro con la defensa de los pobres? ¿Se olvidó o se dio cuenta de que es más fácil y más rentable gobernar para los ricos? También nos gustaría decir que estaría muy bueno que pusiera en práctica el ejercicio de la democracia. Miles de compañeros dieron su vida, su sangre, para vivir y tener este estado de derecho, el mismo que a usted le permitió ser concejal y ahora intendente. Y usted, ¿qué hace? Elige a dedo a sus concejales, a sus delegados municipales, como si fuera "patrón de estancia", siempre eligiendo a los más obsecuentes, alcahuetes, verdaderos "patos mudos" que a nosotros no nos sirven, no nos representan, y con esa actitud desperdicia los verdaderos cuadros sociales comprometidos con la gente y el barrio. Compañero intendente, desde el individualismo y la soberbia no se construye nada, ni se contiene a la gente. Usted tuvo el coraje y la inteligencia para dar el "gran salto" al dejar la estructura corrupta neoliberal del duhaldismo, y al encolumnarse al proyecto nacional y popular del presidente kirchner, en donde estamos participando activamente todos, con la mente puesta en la construcción de la Patria Grande que nos cobije a todos, sin excluidos sociales, con dirigentes comprometidos con el pueblo y así terminar con la humillación del hambre y la pobreza. Frente de Vecinos de Villa Rosa. Elizabet Farías, Raúl Rodríguez, Rosa Balaguer, Osvaldo Martínez, Norma Barrios, Ramón Amaya, Antonio Arduini, Soledad Arduini, Florencia Zamudio, Martín Martínez, Graciela Bertolotti, Alfredo Martínez, Graciela Talabera, Ramona Ochiniski, Héctor Serafín, Julio Quinteros, Carlos Hermoso, Diego Amaya, Yolanda Gettig, Marcelo Quiroz, Humberto Martínez, Gisell Castelli y Mariana Verdichio.
    *******

    Como verá, estimado, su afirmación de que "la gente no les cree, porque sabe que los van a traicionar" no nos cabe a nosotos, que nunca ejercimos ninguna función pública; parece que sí les cabe y "como anillo al dedo" a usted y "su gobierno".

    ResponderEliminar